7 diferencias entre emigrante y viajera que te sorprenderán

31.07.2014

Categorías: emigración

Ambas cogen un avión pero no viajan por el mismo motivo.

Ambas hacen la maleta, pero no meten las mismas cosas.

Emigrante y viajera, a veces parecen la misma persona, aunque hagan cosas distintas.

Pero, ¿qué las diferencia?

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Cuando empecé a trabajar sobre la idea de este blog, cogí lápiz y papel y me puse a escribir todas las cosas que SÍ quería transmitir y cuáles no. Lo cierto es que estuve confundida con la idea de emigrante y viajero.

Yo quería concretar mucho el “público objetivo”, o lo que es lo mismo, las personas a las que va dirigido este blog, que son claramente mujeres que se plantean emigrar o que ya han emigrado. Eso no quiere decir que mi blog no vaya a gustar a hombres , viajeros o gente que no quiera emigrar, ya que muchas de las ideas son aplicables a cualquier situación de nuestra vida, tales como:

“Todo es cuestión de actitud

[sc:Intro ]

Emigrar y viajar, ¿es lo mismo?

Soy consciente de que no todo el mundo que tiene ganas de viajar quiere necesariamente emigrar. De hecho son dos cosas muy diferentes. Tendemos a decir: mi amiga vive y trabaja en Alemania, pero eso no es viajar, eso es emigrar. O conozco a una chica que lleva dos años viajando por Asia, pero eso no es emigrar, eso es viajar.

Como profesional del turismo, me acaba de venir a la mente una frasecita que nos enseñaron nada más pisar la universidad, y es que según la Organización Mundial del Turismo:

“El turismo consiste en los viajes y estancias que realizan personas en lugares distintos a su entorno habitual, por un período superior a un día e inferior a un año, por ocio, negocios u otros motivos”. OMT

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

La realidad es que hoy en día hay muchos tipos de viajeros, hay personas que viajan más de un año, de hecho llevan años viajando, pero no residen en un lugar fijo. De hecho, no tienen un lugar habitual, ya que su casa es donde se encuentra en ese preciso momento.

Tras meditarlo varias semanas, me dí cuenta de que no es lo mismo un viajero que un emigrante, por muchos motivos, principalmente porque SU OBJETIVO es muy diferente. Y aunque la línea que los separa sea muy estrecha (ya que a ambos les gusta viajar, ambos han identificado oportunidades fuera de su país de origen, y ambos se adapten a nuevas culturas), tienen varias diferencias claras.

Nota: Hay muchos casos y excepciones, pero yo he identificado 7 claras diferencias que en cada caso tendrá un matiz diferente

Ready to go?

[sc:Intro ]

[sc:Intro ]

Diferencia 1: El motivo de su viaje

El Emigrante viaja con un objetivo personal y profesional mientras que el viajero viaja por motivos personales.

Emigrante: Lorena dejó España para formarse en eventos en Londres, y buscar un empleo que le permitiera vivir varios años en el extranjero y mejorar su inglés. Mientras vive en Reino Unido, decide cambiarse a una ciudad más tranquila (Edimburgo) donde pasará mínimo otro año viviendo y trabajando.

Viajera: Irene lleva 2 años recorriendo Asia, siempre quiso conocer a fondo este continente, en especial Tailandia. Su estancia en Tailandia se prolongó más de lo que inicialmente ella pensó, ya que era bastante económico mantenerse y estaba agusto allí. Su plan a medio plazo es viajar a Sud América y pasar otro año recorriendo varios países como Argentina, Colombia y Brasil, pero no tiene una fecha fija de viaje, ya que se dejará llevar por los acontecimientos.

[sc:Intro ]

Diferencia 2: La duración de su viaje

El emigrante depende de sus ahorros y la capacidad de encontrar un empleo en su destino, el viajero disfruta de una estancia determinada además de por sus ahorros, de su intención de seguir descubriendo ese lugar.

Emigrante: Lorena lleva varias semanas buscando trabajo de lo suyo, si no encuentra nada en 2 meses (que es lo que le queda de ahorros) tendrá que buscar algo de menor nivel profesional o cambiarse a una ciudad o país donde sí tenga una posibilidad laboral

Viajera: Irene tiene negocios online, en concreto tiene varios blogs con los que gana el dinero suficiente para financiarse su aventura, por lo que no le condiciona si encuentra o no trabajo en el lugar donde vive en ese momento, su estancia depende de lo feliz que esté en ese lugar.

[sc:Intro ]

Diferencia 3: La elección del destino

El emigrante selecciona un destino primero teniendo en cuenta oportunidades laborales y personales; el viajero, además de las personales, tiene muy en cuenta el encanto del lugar que visita.

Emigrante: A Lorena inicialmente no le importa mucho que sea un sitio bonito o con atractivo para ella, siempre y cuando tenga una forma de ganarse la vida y se adapte a sus condiciones personales . Una vez lo encuentre, si es un lugar agradable, muchísimo mejor

Viajera: Irene no visita lugares que no tengan un atractivo para ella, de hecho si encuentra en su camino un lugar increíble con el que no contaba, tiene la libertad de quedarse más tiempo en él e incluso saltarse algunos de los sitios que inicialmente estaban en su mente

[sc:Intro ]

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

Diferencia 4: La estabilidad de su viaje

El emigrante buscar cierta estabilidad en su destino que le permita trabajar y vivir con la mayor calidad de vida posible, mientras que el viajero busca constantemente lugares agradables para visitar.

Emigrante: A Lorena le gustaría estabilizarse en ese destino, por lo que trata de abrirse una cuenta del banco para tener un lugar donde cobrar la nómina, se registra en el médico más cercano, en el consulado, y firma un contrato de alquiler de su piso por 6 meses. También contrata los suministros de su casa como la luz o internet.

Viajera: Irene suele utilizar páginas como Couchsurfing, Airbnb o TrustedHouseSitters para gestionar su alojamiento, suele estar una media de 3 semanas en cada sitio, depende de las circunstancias. Siempre busca sitios tranquilos con wifi donde poder trabajar en sus blogs y poder buscar su próximo destino.

[sc:Intro ]

Diferencia 5: Su día a día

El emigrante primero se estabiliza en el destino y después hace turismo, y el viajero hace turismo directamente ya que no necesita cierta estabilidad pues en cuanto lo decida puede cambiar de ciudad.

Emigrante: Lorena ya ha llegado a su destino, pero antes de que pueda disfrutarlo y visitarlo, deberá hacer cierto papeleo que la ayude a estabilizarse

Viajera: Irene está deseando llegar a su nuevo alojamiento para dejar la mochila, avisar a su familia de que llegó bien y coger sus mapas para recorrer su nuevo destino

[sc:Intro ]

Diferencia 6: El aprendizaje del idioma

El emigrante necesita el idioma para trabajar y el viajero lo necesita para comunicarte eficientemente.

Emigrante: a Lorena le piden un nivel de inglés fluido tanto hablado como escrito para desarrollar su trabajo, debe poder comunicarse sin que ello vea afectado su desempeño

Viajera: Irene tiene un nivel de inglés medio, no es bilingüe pero es capaz de comunicarse con todo el mundo y sabe hacerse entender. En su viaje no ha tenido dificultad, aunque le gustaría hablar mejor, por supuesto

[sc:Intro ]

Diferencia 7: La actividad profesional

El emigrante trabaja en un lugar físico determinado, el viajero tiene ingresos sin lugar físico determinado y puede cambiar de país sin que ello se vea afectado, lo que mi amiga Diana llama Traviajar.

Emigrante: Lorena ha conseguido trabajo en Edimburgo, no obstante su trabajo va unido a vivir en Edimburgo. El trabajo que realiza, no podría hacerlo desde cualquier otra parte del mundo

Viajera: Irene trabaja en sus blogs, sólo necesita una conexión a internet para hacerlos funcionar, por lo que puede trabajar desde cualquier país, ciudad, pueblo o casa en el campo rodeada de ovejas, lo cual le da muchísima libertad.

[sc:Intro ]

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

[sc:Intro ]

Hay tantas variantes como tipo de personas , pero lo que sí es seguro, es que un emigrante (por ejemplo una servidora) no es un viajero “tal cual” aunque le guste viajar, si no una persona que se ha desplazado por motivos de trabajo, además de objetivos personales.

Aunque no descarto en un futuro, formar parte del club de viajeras 🙂

[sc:Intro ]

¿Y tú? ¿Te parece lo mismo emigrante que viajera? ¿Identificas alguna diferencia más? ¿Tú como te definirías? ¿Eres un poco de ambas?

10 comentarios en “7 diferencias entre emigrante y viajera que te sorprenderán

  1. Irene

    Por mi nombre y estilo de vida me he sentido muy identificada con la viajera, aunque también he sido emigrante en algunos períodos de mi vida. Realmente, no tienen mucho que ver estas dos formas de moverse al extranjero.

    Responder
    1. Elisa Autor

      Hola Irene! Por fin conocemos a la famosa Irene viajera :p Conozco muchas Irenes, y aunque cada una tiene su historia diferente, lo cierto es que no tiene nada que ver con la vida de un emigrante como bien dices. Un abrazo!

      Responder
  2. Javier

    Genial post, Elisa!

    Creo que tanto el título del tema como los “insights” que proporcionas son insólitos. Por cierto, no sabía que habías estudiado turismo.

    Un abrazo,
    Javier

    Responder
    1. Elisa Autor

      Hola Javi!! Muchas gracias! Sí, estudié la diplomatura de 3 años y luego la adaptación al grado otro año. Turista total :):):) Me alegro que te haya gustado, Un besitooo

      Responder
  3. Caro chan

    Elisa, me ha encantado! Nunca me había parado al pensar las diferencias en realidad.

    Yo soy emigrante pero como paso previo para ser viajera un tiempo, no hacer rutina, ni planes más allá de que comer ese día… Debe ser la releche!

    Estaba todo el rato pensando en Diana mientras lo leía jejeje

    Emigrantes poweeeerrr!! Ole nosotras y nuestro “toño” moreno! XD

    Chuuu!!

    Responder
    1. Elisa Autor

      Caro!! Muchas gracias! Yo tampoco me lo había planteado nunca, pero cuando empecé a diseñar este blog llegué a la conclusión de que no era lo mismo y empecé a pensar en diferencias. Sí es verdad, lo he escrito pensando en Diana y en todos los “Traviajadores” jeje No es lo mismo emigrante y viajero, pero yo creo que casi todos los viajeros han sido antes emigrantes, no sé si al revés, a ver qué opinan nuestros emigrantes y viajeros. Un besito!!

      Responder
  4. elisa

    Pienso que la viajera y la emigrane tienen la misma alma. Hay excepciones como el que se ve obligado a salir de su pais por falta de trabajo o por amor ctc. Pero el caso que expones es muy claro va unido….A quien no le gusta mucho o nada viajar no se le ocurre emigrar se queda con la seguridad que le proporciona su entorno.
    Si le preguntas al emigrante; te dice la cantidad de lugares que ha estado….y ademas allì donde emigran y “estan de momento” en sus dias libres no paran tampoco y planean viajes cortos…..son inquietos por naturaleza.
    Yo los admiro y aplaudo la vida es tan corta….Besos.

    Responder
    1. Elisa Autor

      ¡Hola Elisa! Muchas gracias por tu comentario, es verdad coincido en todo, sobretodo en que la vida es corta y que ambas (viajera y emigrante)tienen el mismo alma. Al final todo lo que sea ver nuevos lugares y adaptarse a nuevas culturas, es bonito. Un besito!

      Responder
  5. Diana Garcés

    Amiga Elisa has descrito con tus ejemplos lo que es Traviajar perfectamente, ya que definitivamente no es emigrar y no es hacer turismo. Yo he sido y hecho las dos cosas y ahora Traviajo y tampoco es lo mismo.

    Me encanta como lo has diferenciado y yo también sentía que hablabas de mi en esos ejemplos. Bien puedes cambiar el nombre de Irene por el mío jajaja.

    Tendré en cuenta esta nota como referencia porque mejores ejemplos no he encontrado 🙂

    Un abrazo guapa y a seguir creciendo 😀

    Responder
    1. Elisa Autor

      Hola Diana! Me alegra mucho saber que te ha gustado, la verdad es que sí escribí pensando mucho en tí como viajera, y me consta que hay muchas personas “traviajando”, lo que es hermoso. Un abrazo enorme!

      Responder

Deja un comentario