3 tácticas infalibles para cumplir lo que te propongas este 2015

15.01.2015

Categorías: inspiración

A veces nos calentamos la cabeza más de la cuenta para conseguir lo que queremos.

En la línea de lo que os comentaba la semana pasada, le damos la vuelta a la tortilla 300 veces: que si los objetivos personales, que si los profesionales, que si esto que lo otro.

Cuando a veces es cuestión de proponerse una cosa sola, pero hacerla.

Ay amiga, lo de hacerla es otro cantar.

Lo curioso es que hacemos 300 cosas mucho más complicadas durante un año que lo que realmente nos apetece conseguir, pero aun así no nos ponemos a ello.

Por ejemplo: en mi caso no fui capaz de publicar un ebook que tengo escrito desde hace meses. Lo tengo guardadito en un Word, y ahí está, cogiendo polvo. Pero en cambio, he sido capaz de encontrar trabajo aunque me he tirado varios meses para ello. Lo segundo es mucho más complicado, ya que depende de muchos factores externos y circunstancias, pero en cambio sí conseguí hacerlo, y NO conseguí publicar aun el ebook dichoso.

Esto puede ser aplicable a un millón de casos, seguramente tu tengas tu propia espinita clavada, y no consigas sacarla.

¿Cómo puede ser que nos dé miedo hacer algo que nos apetece? ¿A qué se debe esto?

[sc:Intro ] éxito post [sc:Intro ]

Da miedito conseguir lo que quieres

Un experto en psicología humana probablemente tendría respuestas más exactas a esto, pero en mi propia experiencia creo que es debido a que da miedo conseguir algo.

[sc:Intro ]

Es como un vértigo muy raro.

[sc:Intro ]

Nos hace ilusión el fin, pero todo lo que llega a conseguir eso, es otra cosa. Además, estar expuesto a críticas, ui quita quita, mejor me quedo como estoy, lo que viene siendo: SIN HACER NADA de lo quería. Y así te pasa un mes, y otro.

Me encanta tener conversaciones con gente que quiere hacer cosas y que tiene planes para ello. En algunos casos, yo veo que les queda muy poquito para llegar a conseguirlo y aun así no son capaces de dar el paso. Supongo que eso mismo pensarán de mí los que publiquen ebooks como churros y digan: “Elisa hija mía, que solo te queda darle formato y publicarlo”. Pues sí, pero yo ahí sigo.

Cada uno es bueno en diferentes aspectos, por eso superarse a sí mismo es tan importante. Porque si consigues aquello que te cuesta la vida, luego es mucho más sencillo volver a hacerlo, pues ya sabes el caminito a seguir. Incluso aunque te plantees otra cosa diferente, te encontrarás con las mismas dificultades, y ya sabrás como afrontarlas, ya que tuviste que hacerlo en el pasado. Adquieres un autoconocimiento que te servirá para un montón de situaciones presentes y futuras, e incluso para ayudar a personas que se encuentren en tu misma situación.

En mi caso, hice muchos planes que me salieron bien y otros que no llegaron a buen puerto, pero en ambos caso he adquirido conocimiento y he aprendido lecciones.

Por qué no decirlo, lo que me había propuesto y tenía una prioridad alta en mi vida lo he conseguido, por lo que la relación entre voluntad y éxito es bastante estrecha a la hora de conseguir algo.

[sc:Intro ]

Pero, ¿y si no sé qué quiero conseguir?

En la blogosfera parece que todos lo tienen todo clarísimo, de dónde vienen, y a donde van, y además les sale todo bien. “Fíjate qué bien me va a mí, prueba esto que a ti te va a ir bien también.”

Pues déjame decirte, que ni todos lo tenemos todo tan claro, ni sabemos muy bien por qué escogimos ciertos caminos en el pasado, ni tampoco sabemos muy bien donde nos dirigimos. Al final lo que algunos intentamos es simplemente probar cosas, e intentar contarlo en nuestro blog por si a alguien puede servirle el conocimiento que tú has adquirido cuando has pasado por algo.

Ni por ello somos más guays, ni tenemos más suerte ni somos más ricos, simplemente probamos cosas y las contamos en nuestro blog, ni más ni menos.

Por eso cuando leo que “algunos bloggers venden humo” o que “no les va tan bien como cuentan”, yo siempre digo: sí y no. Seguramente esa persona se lo ha currado mucho, e intenta dar los mejores consejos a su audiencia, aunque parezca el ti@ con más suerte del mundo. Lo último que pretende es hacer a la gente más infeliz o dárselas de guay, aunque en algunas personas sea el efecto que consigue.

[sc:Intro ]

Lo que yo he probado, y me funciona

Pues bien, yo te cuento las tácticas que he probado para conseguir que me salga lo que me propongo. Si no consigo que me salga todo, intento que me salga ALGO, lo más importante para mí en ese momento. Todo resumido en 3 tácticas, pocas y sencillas (y tan difíciles al mismo tiempo!):

[sc:Intro ]

 Táctica 1: Hacerte más caso a ti misma.

¿Recordáis cuando hablaba de hacer más caso a tu intuición? Al final no es otra cosa que escucharte, observar las reacciones de tu cuerpo ante situaciones concretas. Nuestro cuerpo nos envía mensajes constantemente, tendemos a ignorarlos porque creemos que somos unos malpensados, o que somos egoístas, o que quizás estemos equivocados. No digo que sea siempre, pero en muchas ocasiones tenemos suficiente información como para saber si eso va con nosotros o si tenemos que hacer un esfuerzo por ir adelante con algo.

La escucha de la intuición puede aplicarse a todo, desde ir a una fiesta a la que no te apetece nada asistir por lo que supone, las personas que van y demás, hasta que te de mala espina el casero de un piso que acabas de visitar para alquilar. Algo te dice que no, y si analizas una por una todas las señales que te han llevado a pensar eso, verás como no estás tan equivocada como creías. Y si no, tiempo al tiempo.

 [sc:Intro ]

Táctica 2: Picar mucha piedra.

A nadie le llegan las cosas caídas del cielo. SIEMPRE hay un recorrido, un trabajo previo, una trayectoria, una serie de acciones en buena dirección que han dado un buen resultado.

Cuanto más vieja me hago (ay dios! ), más me doy cuenta de ello. Por eso la envidia es tan mala. Diariamente nos gustaría ser el de al lado, por el coche que tiene, porque parece tener una relación perfecta o porque le va muy bien. Ni todo es tan perfecto, ni todo es tan fácil de conseguir.

Un coche hay que pagarlo mes a mes con todo lo que conlleva y eso no es tan bonito. Una relación hay que cuidarla mucho en el tiempo, y hay que ponerle muchas ganas en mantenerla. Etc, etc etc. Por eso yo siempre digo, ten cuidado con lo que envidies, que igual no lo desearías tanto si supieras todo lo que lleva detrás. Y además, que si uno quiere conseguir algo, no le queda otra que picar piedra.

Yo no creo en los caminos cortos y directos, y el que los busca, acaba fracasando. Conseguir un buen trabajo cuando no tenemos experiencia previa, o comprarte un piso de 200.000 euros cuando no tienes ni 10.000 en el banco, son caminos cortos, que o son imposibles, o son una ruina.

 [sc:Intro ]

Táctica 3: Tener más paciencia que un santo.

Lo que le sigue a picar piedra es tener paciencia y no dejar de picar. Porque si dejas de picar no solo no llegarás a terminar el agujero, sino que habrás perdido todo ese tiempo que has picado. Eso no quiere decir que pruebes cosas y que si no te convencen decidas apartarlas antes de que sea demasiado tarde.

Lo que quiero decir es que si realmente quieres algo, ve a por ello hasta que salga, sin parar ni compararte con el de al lado. Mirando hacia adelante.


Por ejemplo:

-Si quieres un trabajo tienes que ir a buscarlo constantemente, más de 8 horas al día y sin parar.

-Si quieres vivir en el extranjero tienes que ahorrar y mirar destinos, sin prisa pero sin pausa.

Si quieres conseguir tener una relación estable, tienes que salir a conocer gente y relacionarte.


Es cuestión de no desistir, seguir en un camino, más rápido o más despacio pero seguir.

¿Y tú? ¿Eres de las que tiene poca paciencia y deja las cosas antes de conseguirlas? ¿Sueles hacerte caso a ti misma o eres más de preguntar consejo a los demás constantemente? ¿Crees que el éxito son golpes de suerte o lo consideras un trabajo continuo?

Déjame tu opinión en los comentarios, no tiene por qué ser la misma que la mía, ¡hay tantos puntos de vista como personas! (Siempre con respeto, of course!)

Un besito enorme, see you soon!

Deja un comentario