Cómo superar con éxito una mudanza en el extranjero (y vivir para contarlo)

19.02.2015

Categorías: emigración

Si a algo te habitúas cuando emigras es a mudarte.

Casi todos los emigrantes que conozco se han mudado una media de 3 veces en dos años, si no son más.

Con tanto movimiento, mucha energía, tiempo y dinero se pierde por el camino. Pero, ¿cómo lograr que tengan el menor impacto posible en nuestras vidas?

 

Como ya os comenté en el último post, acabo de mudarme de casa (las que estéis suscritas habréis visto algunas fotos de la mudanza entre otras, en el mail de esta mañana) y creo que es el mejor post que podía escribir en estos momentos para las que esteis en una situación similar. En mi caso ya van 4 mudanzas en dos años (sin contar alojamientos temporales en esas transiciones):

[sc:Intro ]

mudanzas en dos años

[sc:Intro ]

Parece mucho pero en realidad mudanzas reales de una casa a otra solo han sido 1 por ciudad. En cualquier caso, las mudanzas son un desgaste de energía increíble y conviene evitarlas a toda costa. Aún así, es difícil evitarlas por varios motivos:

-Por trabajo: si te mudas porque crees que en el destino vas a tener más oportunidades profesionales que donde estás ahora mismo, o porque te ha salido trabajo allí

-Idioma: porque quieres aprender el idioma que hablan en ese lugar y qué mejor que desde allí

-Precios: porque la ciudad en la que vives es carísima y no logras tener la calidad de vida que te gustaría (por ejemplo Londres) y te mudas a una ciudad más asequible

-Gustos: porque siempre te habría gustado vivir en un sitio, y te mudas allí (por ejemplo, irte a Australia una temporada).

-Confort:es difícil conseguir una casa que te acople al principio, por lo que te instalas temporalmente en un sitio para luego cambiarte a algo mejor

[sc:Intro ]

cajas

[sc:Intro ]

Sea lo que fuere, al final tienes que mudarte. ¿Otra vez? Sí, otra vez. Pero como ya le vas cogiendo el tranquillo al asunto, y no te queda más remedio, mejor afrontarlo con alegría y estrategia. ¿Necesitas algunos consejillos? Ahí van:

Planifica

Si te mudas en Abril, en Febrero ya deberías de estar pensando en vender cosas que no necesites, en comprar cajas y cinta adhesiva, en ir avisando a tu actual casero, en cambiar tus servicios de internet, e incluso ir guardando libros y objetos que no son de uso diario. Puede que incluso necesites cogerte el día libre, es el momento de pedirlo y de cuadrar fechas.

Anticípate a los problemas que van a venir

Todas las mudanzas tienen algo: te pierden cajas, el casero te pone pegas, te pones enferma, etc. A pesar de que estas cosas no se pueden evitar hay otras que sí puedes prevenir, ponte en lo peor de cada situación y piensa un plan B, todo tiene solución en esta vida, pero mejor que estés alerta.

Sé organizada

Usa cajas en la medida de lo posible, yo he sido de mudarme con 100 bolsas y es lo más lento, cansado y caótico que he hecho en la vida. Mejor 30 cajas con un post it en cada una donde pone lo que lleva dentro, ya está. Te salvará la vida a la hora de moverlo y colocarlo todo.

Hazte una lista

Parece obvio pero no lo es tanto. Tendemos a llevarlo todo en la cabeza, pero una mudanza son tantas cosas (sobre todo si la compaginas con tu vida diaria de trabajo) que al final siempre se olvida algo y nos atormentamos por las noches. Coge una hoja tamaño A4 y divídela en dos: En un lado pon qué cosas tienes por hacer y en la otra sitios donde tienes que cambiar la dirección. Ve tachando conforme vayas completando o poniendo comentarios del estado de cada acción por ejemplo:

Acciones

                 -Avisar al casero de que dejo la casa

       -Pedir la  fianza

-Firmar contrato nueva casa

         -Pedir presupuestos de mudanza

Direcciones:

     -Cambiar dirección de internet

  -Cambiar dirección del banco

    -Cambiar dirección del trabajo

Ten paciencia

Las mudanzas quieres que pasen cuanto antes, que hagas click a un botón y ya estés en tu nueva casa con todo colocado. Por desgracia no funciona así, todo tiene un proceso y hay que pasarlos todos. Nada es eterno, así que ten paciencia, cuando menos te des cuenta ya será el día de irte y todo volverá a la normalidad.

Ten margen de tiempo y dinero

Agrupa todos los costes que la mudanza te va a generar y súmale un margen “por si acaso”. Por ejemplo: fianza de nuevo piso + transporte+cajas+productos de limpieza y mantenimiento para poner a punto las dos casas+ nuevos muebles+margen)

En cuanto al tiempo NO recomiendo que dejes una casa el mismo día que entras en la otra, pueden ocurrir mil problemas que retrasen tu mudanza y las probabilidades de que te quedes sin nada son muy altas, y en un país extranjero no tienes a tu familia para una urgencia, por lo que dependes de ti al 100%.

Un ejemplo: que el servicio de mudanzas que contrataste te falle (a mí me ha pasado), que el casero se presente el mismo día que te vas para hacer la inspección con todos los trastos por el medio, que la fecha de la nueva casa se retrase, etc etc. Además, necesitas un día extra para limpiar la casa y dejarla a punto (reparar cosas que se hayan podido dañar) para poder recuperar el 100% de tu fianza!

Con esta forma pretendes ahorrar dinero y al final te puede resultar mucho más caro si tienes que pasar la noche en un hotel tú y tus trastos.

Por lo tanto intenta tener un margen de 2 días-6 días entre la fecha en la que dejas el piso y tu último día de contrato. Vale la pena.

Tira cosas (sin miedo)

Tendemos a guardar cosas “por si acaso” que solo usamos una vez al año, o tenemos ropa desde hace 10 años que no la tiramos porque “es mona” pero la cuestión es que la vamos arrinconando en el último cajón del armario. Mi consejo es: deshazte de ella YA, sin pena, no pasa nada, no te vas a acordar de ella. Si te da pena tirar cosas, regálalas a tus amigos, conocidos,   a la caridad, en Gumtree, etc.

Tómatelo con alegría

La mudanza es una transición a tu futuro estado, que no es otro que una mejoría, por lo tanto ponte musiquilla, ábrete una botellita de vino y ponle alegría al asunto!

Hazlo a ratitos

Las palizas de dos días además de ser fatales físicamente no son nada efectivas ya que se te pueden olvidar hacer cosas por el camino necesarias para que todo vaya bien. Más vale una horita cada día durante una semana que 7 horas durante el sábado.

Las mudanzas son cambios, y los cambios siempre son avances en tu vida, por lo tanto piensa que todo pasa y verás como lo afrontas mejor.

*****

Espero que estos consejillos te sirvan para llevar un poco mejor las mudanzas que ya de por sí son estresantes.

En el anterior post me despedí de vosotras hasta después de la mudanza, pues bien mi mudanza ya pasó, de momento sigo viva aunque tocada, tanta actividad estas semanas me ha pasado factura y me he puesto malita, pero nada que no cure varios días de cama.

Ahora vuelta a la “normalidad”, y recuerda que las publicaciones seguirán siendo los jueves pero no serán semanales, por lo que ahora más que nunca es vital que te suscribas a la lista de correo para que te llegue el nuevo post que publique a tu bandeja de entrada sin que tu tengas que estar pendiente de cuando publico. Si ya estás apuntada, no tienes que hacer nada 🙂

Y ahora te toca a ti. ¿Te has cambiado recientemente de país, ciudad o casa? ¿Cómo has llevado la mudanza? ¿Pones en práctica algunas de las cosas que he recomendado? ¿Tienes otros trucos que ayudan a llevarlo mejor? ¿Cuál fue tu última mudanza?

Compártelo en los comentarios, estaré encantada de leerte.

Un abrazo enorme! See you soon

9 comentarios en “Cómo superar con éxito una mudanza en el extranjero (y vivir para contarlo)

  1. elisa

    Hola Eli, que alegria tu vuelta!!!
    Que razòn tienes las mudanzas son muy pesadas y stresantes,pero al ser un cambio para algo mejor te da energia para llevarlo con mucha ilusiòn.
    Yo creo que si pudieramos nos cambiariamos màs a menudo.No hay nada màs fustrante que estar o vivir en un lugar (piso,casa,ciudad,pueblo etc. donde no puedas irte.
    Enhorabuena por tu nuevo hogar!!!!! BESOS.

    Responder
    1. Elisa Autor

      Hola! Tienes toda la razón, las mudanzas son un rollo, pero peor sería tener que estar en un sitio sin poder irte, si lo pensaramos más veces así yo creo que lo haríamos más contentas! Tener la libertad de irnos a otro lugar es lo mejor de todo. Genial punto de vista 🙂 Un abrazo enorme!

      Responder
  2. Reina

    Hola ELISA bienvenida de nuevo. Ya extrañaba tus consejitos. Espero que ya ese resfriado haya pasado. Y si!! me he mudado 4 veces en distintas circunstancias…cuando me case, cuando compre mi casa, cuando mi esposo obtuvo un trabajo en otra ciudad, cuando tuvimos otra casa en fin si es bueno usar cajas y rotular, hacer con tiempo y poco a poco….jajaja pero ahora nos va tocar mudarnos de un continente a otro…y justamente hoy me preguntaba que debo dejar y que debo llevar…y cuando comenzar con esa gran selección y armar las cajas que voy a enviar, y que maletas puedo ir haciendo….la idea del vinito y la musica me gusta!! gracias por volver a estar aqui con tus utiles consejos!!

    Responder
    1. Elisa Autor

      Hola Reina! Pues sí que llevas varias sí, yo creo que en este mundo global cada vez nos movemos más y eso se traduce en más mudanzas. Al final hay que tomárselas con filosofía y detrás del 1 el 2, pero sin parar 🙂 Lo peor de todo es la selección, porque no es lo mismo mudarse de casa en la misma ciudad que básicamente cargas casi todo, que mudarse de país o contienente, que debes de seleccionar con detalle. En mi caso eso lo hice de España a Reino Unido, de ahí el nombre del blog: tu vida en dos maletas! Y tanto. Un besito!

      Responder
  3. Adalberto Macondo

    Hola Elisa!

    Un excelente checklist para intentar no olvidar nada a la hora de mudarse.

    Yo me he mudado tres veces en los últimos tres años de Colombia a México, en México me cambié de ciudad y luego me vine a Francia (París). Creo que lo mejor que me ha dejado esta vida “de un la’o pa’ otro” ha sido quitarme cosas de encima. Aprender a dejar cosas y llevar una vida más minimalista. Nada es indispensable.

    Un abrazo

    Responder
    1. Elisa Autor

      Hola Ada! Totalmente de acuerdo, yo creo que aun tengo mucho que aprender en eso de una vida minimalista. Digamos que no tengo lujos, pero si ciertas comodidades básicas, y eso que hace que acumules trastos por doquier. Lo bueno es que he ido entrenando lo de no coger un apego en forma de cariño a las cosas. Al final, las cosas son objetos que nos hacen una función en la vida, y cuando dejan de ser útiles hay que pasar páginas y deshacerse de ellas. A mí por ejemplo me dió mucha pena deshacerme de mi coche en España que me había acompañado toda mi juventud, pero era el momento. Un besito!

      Responder
  4. Caro chan

    Ay, ni me hables, que yo soy de la todo en el último momento…La última el día 31 de diciembre a las 9 de la noche. Hice todos los bultos por la mañana y con un estrés que ni te cuento…Creo que no cumplí ni uno solo de tus pasos…jajaja

    El misterio es saber cómo aún sigo viva…¬.¬UU

    Un besazo guapa, que ya eres una pro de las mudanzas…Deberias montar una empresa <3

    Mudanzas Elisa, te lo hacemos todo muy deprisa XD

    Responder
    1. Elisa Autor

      jajaaj qué buena caro. La verdad es que sí, ya me estoy haciendo muy pro en esto y ya me lo tomo con filosofía. Lo de dejarlo todo al último momento casi siempre sale mal porque te pegas una paliza anes de mudarte que te quedas muerta y luego para la mudanza no tienes ya ni fuerza. Pero claro: “si no tenía casi nada”. Pero empiezas a guardar y no terminas nunca, y entonces viene lo de: “tenía más de lo que pensaba”. Alegría que la mudanza es un cambio para bien! Un besito guapa!!!

      Responder
  5. Davinia

    Hace un mes que me mudé de España a Alemania y tienes toda la razón, hay que planificar y hacerlo con tiempo y poco a poco. A mi me pilló el toro, por novata, pero para la próxima espero llevar la lección aprendida. Eso si, me deshice de un montonazo de cosas y sienta muy bien.

    Responder

Deja un comentario