Aprendiendo a vivir en un mundo global

25.09.2014

Categorías: reflexiones

No dejo de aprender.

Cada paso que doy, cada decisión que tomo, y cada persona que conozco, me enseña algo nuevo.

Emigrar ha sido una de las experiencias que más constructivas de mi vida, pues esta cambiando la forma que tenía de ver la vida, que antes por mucho que quisiera no podía ver.

Emigrar te cambia, te enseña y re-construye desde 0 con nuevas creencias y formas de pensar.

aprendiendo a vivir en un mundo global

[sc:Intro ]

Cada cierto tiempo os escribiré un post fresquito como este, sin ton, ni son, sin mucho copywriting ni mucho royo.   Solo yo, en estado puro.

Lo he llamado “Aprendiendo a..”, y en este post os voy a desgranar los aprendizajes que he adquirido desde que emigré.

Es un poco la evolución de mi anterior yo a mi actual yo, y todas las paradas que he pasado y sigo pasando en ese proceso.

proceso aprendizaje eli

¿Lista para la primera?

[sc:Intro ]

[sc:Intro ]

Aprendiendo a vivir en un mundo global

El mundo es enorme.

Por mucho que queramos descubrir cada uno de sus rincones, nuestros recursos económicos y de tiempo son limitados, y no podemos conocerlo todo. Una pena, pues hay tantos sitios donde me gustaría estar, que me tengo que conformar con soñar que estoy en ellos.

[sc:Intro ]

Ciudadanos del mundo

Gracias a las nuevas tecnologías e internet sobretodo, podemos ver casi cualquier lugar del mundo en google maps, o comunicarnos con una persona que vive al otro lado del planeta.

No nos damos cuenta, pero nosotros no vivimos en España, ni en Reino Unido, en general somos ciudadanos del mundo. Tu barrio no te pertenece aunque lleves en él toda la vida, la casa donde naciste pasará a ser usada por otras personas y tu pasarás por distintos lugares a lo largo de toda tu vida.

Imagen de Pixabay

Imagen de Pixabay

[sc:Intro ]

Trabajo deslocalizado

Un trabajo de 40 años en la misma empresa no existe ya. Ahora las empresas tienen sedes en diferentes países para abarcar más mercados y a personas con talento alrededor del mundo, no obstante gran parte de su negocio no sería tal sin internet.

Pueden tener empleados trabajando de forma remota,  las reuniones ya se hacen por videoconferencia  y podemos tener a un equipo completo trabajando cada uno en una parte del mundo.

Sus clientes también están deslocalizados, es posible tener clientes en todo el mundo, casi todo puede hacerse de forma remota,  y para lo que no, un viaje de empresa cubriría la toma de contacto físico por un tiempo determinado.

[sc:Intro ]

Generación de cambios

Si tienes alrededor de 30 años, debes de estar flipando. Nacimos cuando se jugaba en la calle con una pelota deshilachada, 4 canicas y una peonza.

La goma, la cuerda, el sambori, era nuestro entretenimiento. Las videoconsolas empezaban a asomar la cabeza, pero pocos afortunados podían disfrutar de ellas.

Los libros pasaban de hermanos a hermanas, y a primos, y a quién haga falta.

En nuestra adolescencia, apareció internet.

Aquella conexión con el modem que parecía que iba a despegar. Una página tardaba años en cargarse, empezábamos a comunicarnos por messenger, y el chat de terra lo petaba.

Nosotros no éramos conscientes, pero internet vino para quedarse. Y vaya si se quedó, ahora no podemos vivir sin él. Sobretodo porque ya no necesitas tener una enciclopedia de 52 tomos para buscar un concepto, San Google nació para solucionar nuestras vidas. Era común aquello de: pon esta página g-o-o-g-l-e y te saldrá lo que buscas. Cuanto ha llovido desde aquello, y lo que queda.

Ahora no solo tenemos internet en el ordenador, sino que lo tenemos en la tablet, en el reloj y hasta en el móvil (lo que a más de uno ya le está creando adicción). Cualquier día nos lo ponen en la nevera y nos ayuda a saber cuando nos caduca el jamón york (jamón dulce para los catalanes).

En fin, que nuestra generación está viviendo tantos cambios, que ya hasta hemos perdido la cuenta. Encima, tenemos que ser unos cracks con todo, pues seguimos siendo jóvenes y no podemos ir de: “ay es que yo las nuevas tecnologías no las controlo.” No hay excusa que valga, si no tienes whasap o facebook no estás “in”. Pues ya ves.

cualquiertiempopasado

[sc:Intro ]

Generaciones anteriores, ni te cuento

Ni qué decir de la generación de nuestros padres.

Se han criado con las costumbres de post guerra, y están con medio pie entre lo de antes y lo de ahora.

Lo de trabajar de forma remota no les cuadra, aunque te asientan con la cabeza cuando les explicas que en internet llega todo. Donde se ponga lo que pueden tocar, medir y contar, que se quiten las tonterías. Y llevan razón.

(Yo no sé qué ha pasado, quería escribir 400 palabras y no daros mucha brasa esta semana, y voy por la 800.)

[sc:Intro ]

Me lío, me lío y me dan las tantas

Voy al grano del post. ¿Que qué aprendí emigrando? Que el mundo es enorme, que lo que pasa allí también te afecta aquí, aunque no lo veas pasando por tu ventana.

Que cuanto más valor aportes a mayor número de personas, mejor te irá en la vida.
Que hay que dar para recibir, y no esperar recibir cuando das.
Que si fuéramos más solidarios, menos consumistas y más inteligentes, el mundo sería más agradable.

Que somos ciudadanos del mundo, y que vivas donde vivas, siempre estarás contigo misma, así que mímate, cuídate y sobretodo quiérete.

comeasyouare

8 comentarios en “Aprendiendo a vivir en un mundo global

  1. Elisa Autor

    Muchas gracias Sergi! Yo lo estoy experimentando eso, quizás no te venga algo hoy o mañana, quizá debes esperar unos años y cuando ocurra sabras que sucedió porque hiciste posibles otras cosas.

    Responder
  2. Belén

    Hola Elisa y compañía!! Un placer volverte a leer después de unos días desconectada. Al igual que “Adiós al Gris”, también suscribo todo lo que dices. Es increíble lo rápido que nos hemos convertido en ciudadanos del mundo, lo que me ha recordado cómo esta mañana una amiga me decía que su abuela le contaba que, cuando ella y su abuelo eran novios, él se fue una temporada a vivir a “Guasintón”. Sólo podían comunicarse a través de cartas que llegaban de guindas a brevas, y ahora con apretar un botón podemos ver y hablar con quien queramos esté donde esté. Aunque lo tomemos como algo cotidiano, es realmente alucinante. Y si, si utilizáramos este progreso con inteligencia y buena fe, todos saldríamos ganando. Un beso enorme!!

    Responder
    1. Elisa Autor

      Hola Belén! Qué bueno lo de tus abuelos, pero es que es la pura realidad. Antes se comunicaban por carta y se veían “de uvas a peras”, ahora tenemos muchísimos medios para vernos más y comunicarnos diariamente de forma gratuíta. Si lo pensamos es alucinante, las reuniones ya se hacen con varios miembros en diferentes países, y esto es el presente. Hay que abrir mucho la mente para entender ciertas cosas, pero el que no tenga la mente abierta que se prepare para los cambios. Un beso!

      Responder
  3. Pingback: 9 páginas indispensables para buscar trabajo en el extranjero -

Deja un comentario